Poeta

Amanece en las frías calles de la Gran Manzana. El camina en zig zaga con sombrero de copa y bufanda carmesí.

– Oye, muñeco de nieve, estás desfasado- gritan.

– Grave error. Yo soy una víctima de las circunstancias. Soy el es-trago de la Navidad. Soy el poeta de nieve.