Atrapada en las redes

Este microrrelato está enlazado al relato del mes de mayo de @Gema beyondallthestars.blogspot.com/2019/05/apaga-la-camara.html?m=1

Se recomienda leer previamente dicho relato.

***

En el último instante, me arrepentí. No quise escribir con sangre la palabra parricidio en las paredes de “mi dulce hogar”. Arrojé el arma al cilindro de la basura. Le servirá a alguien más.
Es de madrugada. Ellos duermen, mis hermanos también, pero el insomnio me ha robado el sueño. Busco el celular que me regaló el profesor Draper y lo fijo al selfie stick. Empiezo a grabar:

“Hola, soy Mandy. Tengo 14 años y vivo con mis padres y mis dos hermanos. Vendemos la imagen de la familia feliz, pero todo es falso. Me siento asquerosamente utilizada por ellos y ya no lo soporto más. Mis padres violan mi libertad personal desde que nací. Por favor, ayúdame a difundirlo…”.

Escuché unas pisadas cerca a la puerta. Apagué la luz. La sombra se alejó y subí el video a las redes. En una mochila, llevé algo de ropa y sin querer, unos lápices de colores quedaron regados en el suelo. Abandoné la casa paterna, sin mirar atrás, sin despedidas. Ahora, escribiría el libro de mi vida…¡Corten!

***

El microrrelato anterior cumple el objetivo # 8 del #OrigiReto2019: Crea un relato (post) apocalíptico/distopico y el objeto oculto es el #11 (lápices de colores).

Pueden consultar las bases en los blogs de @Stiby2 y @Musajue

http://nosoyadictaaloslibros.blogspot.com

http://plumakatty.blogspot.com

El último refugio

Este microrrelato está enlazado al relato del mes de abril “Una amistad eterna” de @Kalen76 http://lasombraescondida.blogspot.com/2019/04/una-amistad-eterna-relato-de-abril-para.html?=1

Se recomienda leer previamente dicho relato.

Como escenas retocadas por la bruma, recuerdo que dejamos la finca para ocultarnos en una mina donde mucho tiempo atrás, el gobierno la había explotado y ahora, estaba abandonada.
Entonces, me había convertido en un zombi hambriento y mi sexto sentido gritaba que los miembros del ejército nos pisaban los talones.
Si bien era un muerto viviente, ávido de sangre y carne humana, no aspiraba ser un conejillo de indias en un laboratorio de científicos dementes.
Durante el día, Sandy y Manso jugaban dentro de la mina, pero en las noches, él y yo salíamos a buscar vegetales y cerebros frescos.
Un día, mi hermana dejó de gruñir y arrastrar los pies. Se quedó inmóvil en un rincón, abrazando su juguete favorito: un pez de colores. Cuando alcé la vista, advertí que un sinnúmero de rocas plateadas y grises brillaban en las paredes. ¿Será uranio? Muy furioso, las golpeé con unas manos que se caían a pedazos. Entonces, tuve un maldito presentimiento. Habíamos llegado al último refugio.

El microrrelato anterior está enmarcado en el #OrigiReto2019. Tiene 997 caracteres y cumple los siguientes puntos del reto:

_Objetivo # 2: Crea un relato en el que aparezcan zombis.

_Objeto oculto #24: Un pez de colores.

Gracias a @MUSAJUE http://plumakatty.blogspot.com

y a @Stiby2 http://nosoyadictaaloslibros.blogspot.com

Libertad para escribir

En uno de los talleres de escritura creativa que segui, recuerdo a un profesor que me decía: escribe lo que te dicta tu corazón, pero no escribas para complacer el gusto o la forma de pensar de los demás.

Así como existe libertad de opinión y expresión en este planeta, también me creo con el derecho de tener libertad para escribir historias de ficción o no ficción.

Claro está que no es mi objetivo subestimar o menospreciar a las personas del mundo real que guarden ciertas características con mis personajes. No recurro a estereotipos. Porque el mundo real es mucho más cruel e inhumano que un simple relato de ficción. Y al crear una historia trato de que esta tenga un contenido y deje un mensaje positivo.

A los que no les agrade lo que escribo, pues simplemente les digo que pasen de largo y no me lean. Busquen a los que piensen como ustedes, lean los artículos que esgrimen sus ideologías y códigos de conducta. Escriban y dejen escribir.

Espero que lo anterior haya quedado claro y sinceramente les deseo que sean felices porque la vida es muy corta. Gracias por leerme.