Azul profundo

Loretta admiraba el azul profundo del mar y escuchaba las olas romper contra las rocas. Sabía lo afortunada que era de contar con oportunidades como ésta, pero algo faltaba en su vida y ella sabía perfectamente qué era.

Mientras escuchaba el sonido de las olas reventar contra las rocas, Loretta solo pudo pensar en una cosa: su agridulce romance con las letras volvía a estar en crisis.

Como toda escritora, debía terminar la historia de amor que había dejado inconclusa varias semanas atrás. Sabía de antemano que los lectores estaban ansiosos por devorar cada palabra, cada línea, cada párrafo hilado con la escurridiza inspiración y la más discreta ternura. Aquel relato impregnado de música sería capaz de atravesar sólidas armaduras.

Pero ahí estaba otra vez esa vocecilla en el oído que era semejante al insoportable zumbido de un mosquito que le repetía hasta el cansancio: “Tú no eres lo suficiente buena con el proceso creativo, eres huérfana de talento, eres una impostora; tarde o temprano la gente lo advertirá y tus quince minutos de fama se irán como la lluvia de arena dentro de un reloj”.

Por su mente pasaron las borrosas imágenes de una adolescente introvertida y algo subida de peso que no le ponía límites a su imaginación. Sentada en un rincón, tomaba el instrumento mágico entre los dedos para dar vida a personajes de cristal en hojas sueltas de papel. En ese entonces, no compartía sus historias con nadie. Ni siquiera con las más íntimas amigas. Vergüenza, timidez, pudor. ¿Quién sabe?

Luego, ella siguió la carrera de letras. Se ahogaba en mares de teoría, el mundo de la práctica la rescataba. Maestros contradictorios. Aulas sin alma, calles atestadas de violencia. Bienvenida a la boca del lobo. Ser mujer es difícil en el universo machista.

A pesar de los años, el sueño de tejer historias de ficción no se marchito (aunque la cruenta realidad supera muchas veces la menospreciada ficción). Loretta era bendecida con un trabajo estable, la salud de hierro y un amante eventual que tocaba su puerta.
Ahora, ella regresa al presente. Escucha con atención la sabiduría del mar en olas que llegan y se alejan, siempre constante, insistiendo aunque se gane varios moretones contra las rocas.

Sin embargo, conozcamos a la protagonista de la historia sin acabar: Vivian Mora es la dama que ha caído en las travesuras del amor y con más exactitud, en la mirada prodigiosa de un caballero. Pero no es de aquella que convierte en piedra a cuerpos desprevenidos o que provoca dolores de cabeza por ataques psíquicos. No, no es el caso.
Es la mirada que te hace renacer y que te hace sentir la vida de otro color. Esto solo lo sabe un alma enamorada.

Loretta recurre al valioso material que dejaron sus vivencias. Sí, esta tarde acabaría el escrito. Se lo prometió a Maru y por extensión a Alicia. No podía silenciar lo que su corazón quería gritar y ya no era posible esconder. ¿Por qué no aceptarlo? Loretta también estaba hechizada. El amor llega cuando menos lo imaginas y aunque suene trillado, siempre es así.

5 comentarios sobre “Azul profundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s